Hablar de educación es un tema muy extenso y abarca muchos campos, pero lo cierto es, que es el pilar fundamental de todo ser humano y exige permanente revisión de los principios, métodos, modelos y de igual manera el conocimiento de las necesidades de los educandos, sus entornos familiares, sociales, afectivos, normativos entre otros.

La educación va más allá de  promover la adquisición del conocimiento, desarrollar habilidades  valores y creencias.  Es poder ampliar el horizonte personal de cada individuo. La búsqueda de las respuestas didácticas, en sus múltiples concreciones curriculares, es un desafío constante de renovación y de creatividad, si se quieren encontrar respuestas educativas a los problemas formativos que se van encontrando personalmente y en los educandos. Los retos que nos imponen las nuevas competencias educativas, en las que deben formarse nuestros niños y jóvenes de hoy, nos debe mantener atentos a las nuevas corrientes metodológicas.

Pero, ¿la educación prepara la sociedad para afrontar situaciones inesperadas como una pandemia? Adoptar de la noche a la mañana estilos de vida nuevos, costumbres, hábitos educativos, cambio de estrategias no es fácil. Ver desde la óptica de la comunidad educativa: padres de familia, estudiantes directivos y docentes, lo que piensan, lo que sienten, como lo  afrontan y la posición que asumen para adaptarse o resistirse al cambio y salvar  un sistema educativo que hoy  requiere repensar y darle un giros de 180° grados. Cambios que modifiquen a la persona desde el ser; donde las calificaciones pasen a un segundo plano y se conciba la educación no como una acumulación de conocimientos muchas veces innecesarios sino como una oportunidad de desarrollarse como un ser integral que promueva su crecimiento personal, laboral, familiar entre otros y le permita hacer valiosos aportes a la sociedad.

Sin embargo, una de las lagunas más trascendentes en educación es la falta de formación pedagógica y la carencia de recursos didácticos de muchos maestros. Se percibe resistencia al cambio de contenidos y metodologías;  la informática ha llevado al pánico a muchos maestros, impotentes ante las novedades de los artefactos tecnológicos a los que se han visto obligados a asumir por estos tiempos de educación virtual. El maestro tiene un papel muy importante que desempeñar, por lo tanto la calidad y la renovación de la educación están en la formación y actualización permanente del maestro. En la búsqueda constante de estrategias novedosas, de nuevas metodologías, rutinas para pensar, modelos y proyectos que se ajusten a las exigencias actuales  de educación e implementarlas en el quehacer pedagógico que busquen inquietar al educando a ser críticos, reflexivos, autónomos y sobre todo agentes activos de cambio y por supuesto padres de familia y estudiantes comprometidos e ir de la mano con las instituciones y ser agentes de cambio frente a la problemática de la región, del país y del mundo.

Escrito por: Especialista Ludys Meneses

Fuente: https://finef.com.co/como-aprendemos-es-como-ensenamos/

_______________________________________________________

Email: academy@ingenierosdemarketing.com

Habla con Pili, Vicente y Pablo aquí: https://wa.me/573217333276

www.JulianCastiblanco.com

www.ingenierosdemarketing.com.co