El objetivo principal de este escrito es dar a conocer mi punto de visto a cerca de la educación en Colombia. Para nadie es un secreto que la educación pública en Colombia es de baja calidad en comparación con la privada; o al menos eso es lo que arroja las pruebas del ICFES o pruebas de estado, con las distintas pruebas que realiza y en diferentes grados, el sector público no sale bien librado.

Por otro lado, remontándome a la época donde la educación inicio como un derecho y los religiosos eran los encargados de impartir la educación; no se pagaba por aprender, después surgió la educación pública y se educaba en valores religiosos, morales y espirituales. Con el pasar del tiempo, surgió la educación privada, donde solo pueden acceder los que cuentan con los recursos, y para nuestra época se ha convertido en un negocio lucrativo y en Colombia una gran parte de la población no cuenta con los recursos para pagar por una buena educación.

Estos son algunos factores que afectan una buena educación: los hogares que se han desintegrado, o liderados por madres cabeza de familia, hogares desplazados por la violencia, padres de familia desempleados, padres alcohólicos etc. Estos son elementos que influyen de manera alarmante, pues, estos niños tienen menos oportunidades de educarse, y es una cadena que se repite a diario en nuestro país. El nivel de pobreza conlleva a que los niños también estén mal alimentados y va deteriorando su organismo al punto que pueden presentar bajo rendimiento escolar por su desnutrición y por el ambiente deprimente de abandono.

Estos factores mencionados indudablemente afectan en el logro de mejores oportunidades de educarse, de conseguir un buen trabajo y poder brindarle un buen futuro a esos niños que están formando, y a su vez como tienen menos oportunidades de salir adelante es lo que esas futuras generaciones van a brindar a sus hijos.

Es interminable la cantidad de factores negativos que influyen en el buen desempeño de nuestros estudiantes; pero uno de los factores que más afecta es que en nuestro país no se han preocupado por brindar apoyo a la problemática que conlleva la educación pública, a nuestros gobernantes les interesa llenar sus bolsillos y no ejercen un control en las entidades del estado para verificar que se cumpla con los objetivos planteados y mucho menos que los estudiantes tengan todas las garantías para recibir una educación acorde a sus necesidades y aspiraciones.

Hay mucho por hacer: educar en valores desde los primeros años a nuestros niños, para que las futuras generaciones ayuden a fortalecer el sistema educativo; enseñarles a luchar por mejorar lo que está fallando e inculcarles a que no sean conformistas. En manos de nosotros los docentes está en preocuparnos por mejorar desde nuestros entornos y no cansarnos de seguir educando en valores morales y espirituales; como dice el evangelio “la míes es abundante y los obreros pocos” pidamos al dueño la míes para que siga enviando buenos obreros para que luchemos por cambiar ese modelo que no le ha aportado cambios significativos al sistema educativo.

Por: Martha Lucia Ramirez Diaz. Licenciada en Ciencias Religiosas.

Fuente: cajero.co

Coordinadora de Experiencias Digitales IMK

Email: academy@ingenierosdemarketing.com

Habla con Pili, Vicente y Pablo aquí: https://wa.me/573217333276

www.JulianCastiblanco.com

www.ingenierosdemarketing.com.cohttps://aprendizajeconresultados.com/podcast-las-tres-ventanas-de-las-ventas-por-whatsapp-2/